AquaPure®

Crear un oasis de agua salada

Los sistemas sanitizantes con cloro para agua salada AquaPure usan agua salada para brindar una depuración del agua de alto rendimiento con conveniencia, confiabilidad y eficiencia hidráulica insuperables.

Encuentre un distribuidor

AquaPure® Preguntas frecuentes

La sal debe añadirse a la piscina cuando sea necesario. El nivel del sal puede disminuir tras fuertes lluvias, lavado a contracorriente, rellenado, drenaje o salpicaduras excesivas. Nota: La salinidad o el nivel de sal debería comprobarse siempre antes de añadir sal a la piscina.
El clorador de agua salada evita la molestia de usar cloro granulado. Si el clorador es del tamaño adecuado, es suficiente para desinfectar la piscina sin añadir cloro granulado.
  1. Encienda la bomba para hacer circular el agua de la piscina.
  2. Apague el clorador para reducir el porcentaje de producción de cloro a cero.
  3. Decide la cantidad necesaria de sal a añadir con un gráfico adecuado.
  4. Coloca o extiende la sal por el perímetro exterior de la piscina o en su parte menos profunda para que se distribuya de forma rápida y uniforme.
  5. Para evitar la obstruir el filtro o dañar el centro de control y la bomba, no añada sal por el skimmer, el sumidero principal o el depósito de compensación.
  6. Cepille el fondo de la piscina y deje circular el agua durante 24 horas para disolver la sal completamente y que se mezcle de forma uniforme con el agua de la piscina.
  7. Después de 24 horas, compruebe la lectura correcta de la sal.
  8. Encienda el clorador o aumente el porcentaje de producción de cloro.
Nota: Para una piscina nueva o renovada recientemente se recomienda esperar 14 días (la superficie debería estar completamente seca) antes de añadir la sal. Siga las instrucciones del fabricante de la superficie de la piscina para su caso particular. Para piscinas de vinilo y fibra de vidrio, la sal puede añadirse al principio.
Los revestimientos de piedra natural o los adornos pueden ser más susceptibles a las manchas y la erosión cuando se usan tratamientos de agua para la piscina. La piedra natural puede verse alterada con el tiempo. Normalmente, esto puede prevenirse sellando la piedra con un aislante. En el caso del clorador de agua salada, la sal puede dañar la piedra por la línea del nivel de agua con el tiempo (cristalización). No podemos garantizar la vida útil de dicha superficie a largo plazo.
No, una piscina tratada con cloración de agua salada es una piscina clorada en la que el cloro se produce automáticamente. La sal bajo el efecto de la electrólisis se transforma en hipoclorito de sodio, un desinfectante.
Aunque el clorador de agua salada evita que el usuario necesite añadir cloro a la piscina de forma regular, habrá que realizar algo de mantenimiento relativo al equilibrio del agua. Revise el equilibrio del agua como de costumbre. El equilibrio del agua estará menos amenazado porque sólo se añade cloro puro al agua. Todos los demás tipos de cloro (pastillas, polvo, líquido, etc.) contienen aditivos. Además, los niveles de cloro pueden estabilizarse fácilmente con menos fluctuaciones drásticas.
Si todavía hay una gran cantidad de bromuro en la piscina, recomendamos que espere a que se disipe. El clorador puede ponerse en marcha si hay poco bromuro en la piscina. El bromuro restante de la piscina producirá una emulsión blanca (reacción química). El bromuro restante no dañará a los usuarios, al equipamiento ni a la piscina.
El cartucho purificador mineral puede haberse roto. Deberá cambiarse el cartucho.
La inversión de polaridad es lo que utilizan los cloradores de agua salada para eliminar periódicamente las escamas de las placas de electrodos. El controlador cambiará de forma periódica la dirección de la corriente de la célula para eliminar las capas de escamas que se depositan en las placas de electrodos. Dicha acción conserva la célula. Para agua muy dura, algunos cloradores pueden acortar el tiempo de inversión de polaridad (por ejemplo, 2,5 horas en lugar de 5 horas) para que los electrodos se limpien más a menudo. Advertencia: acortar el tiempo de inversión de polaridad puede desgastar los electrodos más de lo habitual. Por este motivo, el cambio de este parámetro se reserva a los profesionales.
  1. Cuanto más pura sea la sal, mayor duración y rendimiento de la célula electrolítica. Utilice una sal que sea al menos NaCl 99,8% puro. La preferida es la sal evaporada, granulada, de calidad alimentaria, no yodada. Consulte con su proveedor de sal.
  2. Evite usar sal con agentes antiaglomerantes (ferrocianuro sódico, también conocido como YPS o prusiato amarillo de soda) que podría causar alguna decoloración de los ajustes y los acabados de la superficie de la piscina.
  3. Los gránulos de sal de acondicionamiento de agua son formas comprimidas de sal evaporada y también pueden utilizarse. Los gránulos de sal de acondicionamiento de agua requieren de más tiempo para disolverse.
  4. No utilice cloruro cálcico como fuente de sal. (Utilice cloruro sódico solamente).
  5. No utilice sal de roca (las impurezas indisolubles mezcladas con la sal de roca pueden acortar la vida de la unidad).
Solamente debe añadir sal cuando sea necesario. Puede ser necesario tras fuertes lluvias, lavado a contracorriente y llenado, salpicaduras excesivas, etc. Siempre es importante probar la salinidad antes de añadir sal para decidir cuánta sal debe añadirse.
Si la escalera está unida de forma adecuada al resto del equipamiento de la piscina, la oxidación será mínima. En la mayoría de los casos la oxidación se debe más a una química incorrecta del agua que a la presencia de sal. El acero inoxidable es más resistente a la sal que el acero galvanizado. Si aparece óxido en el plazo de un año, puede ser debido a una química incorrecta del agua o a un problema de adherencia, no sólo por la presencia de sal.
Aunque la sal no debería tener ningún efecto en una persona si se traga una cantidad pequeña, tenga en cuenta que el agua está clorada y el cloro no debería digerirse.